viernes, 22 de noviembre de 2013

Rollitos de canela con glaseado de queso crema




Creo que para ser mi segundo intento con los rollitos de canela o cinnamon rolls  puedo sentirme, y me siento, muy satisfecha del resultado. La primera vez que me decidí a hacerlos fue un fracaso estrepitoso. Un fiasco tan desolador que han tenido que pasar varios años y muchas horas en la cocina para reunir el valor de volver a intentarlo. Por suerte ya pasó. El miedo está superado y los rollitos y yo hemos hecho al fin las paces. Gracias a esta receta (que ha resultado ser mucho más fácil de lo que pensaba) he conseguido crear en mi humilde cocina, una réplica más o menos exacta de aquel mausoleo a la canela que me hechizó de amor en Estados Unidos.
Sobran las palabras, ahí va la receta.



{ROLLITOS DE CANELA CON GLASEADO DE QUESO CREMA}



INGREDIENTES

Para la masa
  • 90 - 660 gr de harina (4 1/2 - 5 cups)
  • 1 sobre o 7 gr de levadura seca.
  • 240 ml de leche (1 cup)
  • 75 gr de mantequilla sin sal (1/3 cup)
  • 66 gr de azúcar blanco (1/3 cup)
  • 2.5 gr de sal (1/2 teaspoon)
  • 3 huevos grandes a temperatura ambiente.
Para el relleno*
  • 160 gr de azúcar moreno (3/4 cup) 
  • 15 gr o una cucharada de canela en polvo (1 tablespoon) 
  • 75 gr Mantequilla
Para el glaseado*
  • 240 gr azúcar glas (2 cups)
  • Una tarrina de queso de huntar a temperatura ambiente
  • 15 gr de mantequilla a temperatura ambiente (1 tablespoon)
  • Media cucharadita de extracto de vainilla (½ teaspoon) 

ELABORACIÓN

  1. Mezclamos en un recipiente grande la harina y la levadura seca y reservamos la mezcla. 
  2. En un cazo pequeño calentamos la leche, el azúcar, la sal y la mantequilla. Removemos constantemente hasta que la mantequilla esté prácticamente fundida y la mezcla templada,  a unos 50 ºC
  3. Añadimos  con delicadeza la mezcla de la leche al recipiente que habíamos reservado previamente con harina. Si lo hacemos con la batidora, usaremos la velocidad más baja y las varillas para amasar.
  4. Una vez tengamos todos los ingredientes integrados añadimos los huevos, uno a uno. Removiendo la mezcla bien después de cada adición.
  5. Aumentamos la velocidad de la batidora y amasamos a velocidad máxima durante 3 minutos.  Obtendremos una masa compacta pero ligeramente pegajosa.
  6. Queremos conseguir que la masa se torne suave, sedosa y elástica y para ello iremos añadiendo más harina poco a poco y amasando bien hasta observar que la masa deja de ser pegajosa y adquiere la textura mencionada. La cantidad de harina que debemos añadir en este paso dependerá de factores como el calor de la cocina en que trabajemos, la humedad etc. Por ello no podremos saber con exactitud la cantidad de harina que será necesaria en este punto. Como referencia diremos que rondará los 295 - 365 gramos (de 2 1/4 a 2 3/4 cups).
  7. Boleamos la masa y la depositamos en un recipiente grande, previamente engrasado, que deje espacio para que la masa doble su tamaño. Lo tapamos con film transparente o un paño húmedo y dejamos fermentar en un lugar cálido alejado de las corrientes de aire, durante 1-2 horas o hasta que la masa doble su volumen.
  8. Quitamos el film y presionamos ligeramente la masa para quitar el exceso de aire. Dejamos reposar 10 minutos más.
  9. Mientras tanto preparamos el relleno. Mezclamos el azúcar moreno con la canela. Y calentamos la mantequilla 
  10. Sobre una superficie enharinada ligeramente, estiramos hasta formar un rectángulo. Untamos sobre toda la superficie la mantequilla y espolvoreamos uniformemente el azúcar moreno con canela sobre la capa de mantequilla. Aquel que quiera añadir algún otro ingrediente a sus rollitos como pasas, nueces, chocolate… podrá hacerlo ahora.
  11. Enrollamos y cortamos con un cuchillo afilado alrededor de unos doce rollitos.
  12. Colocamos los rollitos en un recipiente (engrasado o cubierto con papel de horno) dejando espacio entre uno y otro porque se expandirán hacia los lados y hacia arriba. Los tapamos y los dejamos levar en un lugar cálido y alejado de las corrientes de aire durante una hora o hasta que prácticamente hayan duplicado su volumen.
  13. En este momento tendremos dos opciones. Podremos meter los rollitos en la nevera y hornearlos al día siguiente o bien hornearlos al momento. Si decidimos refrigerarlos debemos saber que se conservarán en buen estado unas 24 horas y que tendremos que sacarlos de la nevera unos 30 minutos antes de meteros al horno. Si decidimos hornearlos al momento, precalentaremos el horno a 180-190ºC. Mientras el horno se calienta pintaremos los rollitos con leche, nata o huevo con la ayuda de un pincel. Y los horneamos durante 25-30 minutos o hasta que adquieran un tono dorado perfectamente reconocible por ser un color muy favorecedor. Si no nos fiamos de la apariencia podremos insertar un palito en un rollito y si sale limpio los rollitos estarán listos. Otra manera de saber que están hechos es darles un golpecito con la punta del dedo, sonaran como a hueco.
  14. Sacamos los rollitos del horno y los dejamos enfriar. 
  15. Preparamos el glaseado. En un recipiente batimos con las varillas, el azúcar glass el queso crema, la mantequilla y el extracto de vainilla. Cuando estén todos los ingredientes incorporados estará listo.
  16. Para finalizar una vez los rollitos estén ya fríos o templados los cubriremos con el glaseado.

NOTAS

1. Las cantidades del relleno son aproximadas podrán modificarse según el gusto de cada uno.
2. La cantidad de glaseado que obtendremos con estos ingredientes es el doble de lo que necesitaremos para esta receta. Podremos dividir las cantidades en dos o guardar lo que nos sobre y utilizarlo para hacer algún otro postre como un carrot cake o una tarta de queso. En mi casa a veces no da tiempo porque hay ratones que se lo comen a cucharadas.

Fuentes: