viernes, 11 de diciembre de 2015

Nevaditos caseros brutales para mi Jeti favorito






Los polvorones en mi casa gozan de una vida larga y relajada. Suelen entrar por la puerta a mediados de diciembre y no se marchan hasta bien entrado el verano. Incluso ha habido algunos valientes que han podido celebrar una segunda navidad con nosotros. Es un fenómeno paranormal que no sucede con ningún otro dulce. La razón es que nadie quiere polvorones en agosto. Para comer polvorones hace falta estar contagiado de navidad, tener el oído narcotizado de villancicos y los ojos cegados de luces parpadeantes. Hace falta un ánimo de espíritu concreto. Esto no es necesaríamente así en el caso de los nevaditos, otro indispensable en esta época. Los nevaditos valen para todo el año, al menos para mi hermana, alias el Jeti, que los adora de aquí a la luna y vuelta cien veces.



La caja de nevaditos en mi casa siempre dura la mitad de lo que espero. Siempre además lo descubro porque abro la tapa y me encuentro con un desamparado desierto de polvo blanco. 

Este año tenía intención de hacer polvorones caseros por primera vez, hasta me compré unos papeles monísimos en María Lunarillos para envolverlos. Pero me lo pensé mejor y decidí que, ya que vivo con el Jeti, mucho mejor sería hacer nevaditos. Así que lo intenté y tuvieron tanto éxito que los hice otra vez, y otra vez, y otra vez. Pronto tendré que comprarme un cortador decente porque planeo hacer competencia a reglero.

Hacer nevaditos en casa está tirado y es una receta que triunfa siempre. Este es un dulce de sabor antiguo que disfrutan incluso los menos golosos. Tienen el interior hojaldrado y crujiente pero a la vez blando como una pasta. Están buenísimos y el Jeti les ha dado la aprobación. Mi madre dice que estos son mejores que los comerciales porque no le dan ardor. La verdad es que no me explico la razón. 

Realmente merece la pena hacer esta receta. Espero que la probéis y que os guste tanto como a mi.









{RECETA DE NEVADITOS CASEROS}

INGREDIENTES
  • 100 gr de manteca de cerdo, a temperatura ambiente*
  • 250 gr de harina de repostería
  • 60 ml de vino blanco de jerez o oloroso amontillado**
  • 40 gr de azúcar***
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de medio limón o media naranja (opcional)****
  • Azúcar glas para espolvorear



ELABORACIÓN

1. Mezcla la manteca de cerdo (importante que esté a temperatura ambiente porque sino será muy difícil emulsionar todos los ingredientes) el azúcar, la ralladura y la sal




2. Añade el vino poco a poco mezclando bien tras cada adición.



3. Cuando el vino esté completamente integrado añade la harina, tamizada, y mezcla bien pero solo hasta que quede una masa homogénea. No es interesante batir demasiado.







4. Envuelve la masa en plástico film y deja enfriar en la nevera una o dos horas o durante la noche. (Yo suelo aplanarlo un poco para que se enfríe antes).


5. Precalienta el horno a 180ºC calor arriba y abajo. 

6. Estira la masa con un rodillo. Como es un poco pegajosa es interesante o bien enharinar la superficie de trabajo o mejor (para no añadir exceso de harina y que los mantecados queden duros) colocar la masa entre dos láminas de plástico transparente.


7. Una vez la masa tiene el grosor deseado (ten en cuenta que no subirán durante el horneado) corta las porciones con la forma que más te guste. Yo quería hacerlos redondos y de tamaño similar a los nevaditos, como no tenia un cortador ni vaso del tamaño que quería use un chisme redondo como guía y corte cada pieza con un cuchillo. Queda un poco chapucero pero el sabor es el mismo.



8. Hornea durante 20-30 minutos o hasta que los bordes estén dorados y la base también.


9. Deja enfriar sobre un rejilla y espolvorea con azúcar glas.



NOTAS

*La manteca de cerdo suave da mejor resultado para esta receta sin embargo yo no la he encontrado. Solo he podido conseguir manteca de cerdo ibérica, que también esta bien.

**Si no quieres o puedes usar vino puedes sustituirlo por leche. Perderán el sabor peculiar que les da el vino pero quedarán estupendos también.

***El azúcar es completamente opcional algunas personas añaden solamente una cucharada. Adapta la cantidad a tus gustos y necesidades sin problemas

****La ralladura de cítricos no es un ingrediente habitual en los nevaditos a mi me gusta más el sabor que le da la ralladura de limón que la de naranja, de hecho me gusta más sin ralladura que con naranja. Esta vez los hice con ralladura de naranja para probar y porque no tenía limones.

1. La cantidad que sale con estas cantidades es bastante pequeña la primera vez estará bien para ensayar pero para una familia enganchada a los nevaditos lo mejor será hacer como yo y doblar siempre las cantidades.

FUENTES

1. Directo al paladar, Nevaditos caseros
2. El monstruo de las galletas, Receta de mantecados nevaditos