viernes, 26 de febrero de 2016

Creo que he vuelto a hacer pechugas de pollo al limón para cenar








Cuando tu vida es un constante viaje a Ikea y andas por el mundo con el pelo, las uñas y la cara pintadas del blanco de tus paredes y llegas a casa tan cansada que lo único que pides de la comida es que te de consuelo, lo normal es que tires de recetas que exigen un nivel cognitivo muy escaso. Los huevos con pimientos del piquillo, las tortillas, los sandwiches, el atún en conserva, las pechugas vuelta y vuelta... Son platos que forman parte de la logística cotidiana y que nadie necesita que le digan como se hacen. Nadie necesita hacer un doctorado para hacer unas pechuga de pollo vuelta y vuelta. Es un plato que hasta en la cocina mas cutre del piso de estudiantes más indecente se resuelve con bastante dignidad.

Sin embargo, yo, que últimamente abuso de este recetario tan elemental, he descubierto un truco que consigue sacar de las pechugas todo el glamour que hay en ellas. Es algo tan sencillo y tan gratificante que soy incapaz de guardarme el solamente para mi. El truco está en hacer un marinado sencillo a base de aceite, ajo y limón como ingredientes básicos que, por supuesto, se puede elaborar hasta donde la imaginación alcance. El marinado funciona de dos maneras. Por un parte, cubre las pechugas con una gabardina impermeable  al secado zapatilla típico y por otro las perfuma con el aroma sutil y siempre apropiado del limón y el ajo. Os aseguro que es probarlo una vez y no mirar de nuevo atrás, porque el resultado son unas pechugas jugosas y emocionantemente delicadas capaces de conseguir abrir el apetito del estómago más apático y revirado del planeta.



Descubrí el truco hace poco en el libro How to Eat de Nigella Lawson. Un libros de cocina mejor escritos que haya caído en mis manos. Nigella es una de esas pocas personas que nacieron con el don de la cocina y de de la palabra al mismo tiempo y yo la adoro por ello. En el libro la autora insiste en más de una ocasión sobre la conveniencia de marinar el pollo y yo, que no necesito que me diga dos veces que haga una de sus recetas, tarde medio minuto en probarlo.


 La verdad es que ahora no hago mis pechugas de otra manera, además, algo bastante inusual, todo el mundo parece estar de acuerdo con la moción. Parece una estupidez y me da hasta vergüenza afirmar que esto sea una receta pero tenéis que entender que si no mereciera la pena no se me ocurriría compartirla. Yo las hago empanadas con viento sur y a la plancha con viento norte, la verdad es que quedán bien de las dos maneras.

Espero que la probéis y os guste tanto como a nosotros.




{RECETA DE PECHUGAS  DE POLLO EXTRA JUGOSAS}

INGREDIENTES
  • 1 pechuga de pollo entera
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 o 2 dientes de ajo aplastados
  • Sal y pimienta
  • Tomillo y mejorana al gusto (opcional)
Para empanar (opcional)
  • 50 % Pan rallado grueso (o fino)
  • 50 % Polenta (semola de maíz) 


ELABORACIÓN

1. Coloca la pechuga entre dos plásticos transparentes (o dos hojas de papel de cocina) y golpea con un martillo de cocina, o cuchillo grande hasta que toda la superficie tenga más o menos el mismo grosor. A mi me gusta dejar la pechuga más bien fina, sin destrozarla, para que cocinarla sea más fácil.


2. Pon la pechuga en un plato hondo y rocía sobre ella el resto de ingredientes. Mezcla bien y deja marinar durante media hora o más. (Si tienes prisa 10 minutos bastarán)




3. Descarta el marinado y reboza las pechugas en una mezcla de pan rallado y polenta. (Este paso no es necesario y tampoco hace falta que te líes la manta si no tienes polenta, yo la utilizo porque me gusta la textura crujiente que le da al rebozado. También puedes pasar las pechugas primero por huevo batido si lo prefieres)




4. Cubre el fondo de una sartén con aceite de oliva (o girasol) y fríe las pechugas a temperatura media alta hasta que se hayan dorado. Sirve de inmediato.





NOTAS

1. El empanado del pollo es opcional, el resultado haciéndolo a la plancha es igual de satisfactorio. Si decides empanarlo, puedes hacerlo como sueles empanarlo habitualmente, con huevo y pan rayado, con panco, con corn flakes.. con lo quieras. A mi me gusta usar una mezcla de polenta y de pan rayado grueso.

2. Aromatiza el pollo con los sabores que prefieras. Si no tienes tomillo, usa orégano, perejil o albahaca por ejemplo, o añade sabores más contundentes como el comino, el cilantro, el curry etc. Quedá muy bien también añadiendo un poco de mostaza al marinado como dos cucharaditas por pechuga o más, si decides utilizarla rebaja un poco o omite el zumo de limón porque de lo contrario el resultado será demasiado ácido.

FUENTES

1. Nigella Lawson, How to Eat (Libro).