lunes, 20 de octubre de 2014

Las barritas energéticas definitivas






Lo de comer entre horas es malo no va conmigo, de hecho creo que quien dijo eso es en realidad un ser de luz con clorofila en lugar de sangre. Yo no aguanto dos horas sin comer algo. Mi bolso es en realidad una excusa para cargar con mi alijo de comida allá donde vaya. Nunca se sabe lo que puede pasar. Otra cosa que siempre llevo en mi bolso es un libro y por la misma razón. Si alguna vez pierdo el metro, el autobús o las llaves y me quedo en la calle como Diógenes en su tinaja, no tendré que mendigar ni comida ni consuelo. Por eso y por que solo nos fue concedido un cuerpo y hay que convivir con el para siempre, pese a quien pese, lo mejor es cuidarlo y no alimentarlo con cualquier cosa.

Estas barritas energéticas son una buena manera de hacerlo porque contienen en su interior todo lo necesario para seguir tirando. Dátiles, frutos secos, semillas, proteína... lo tienen todo y son la alternativa perfecta a esa barrita de chocolate con la que sueñas cuando necesitas un empujón de vitalidad. Ninguna otra barrita del mercado, por muchos colores que tenga el envoltorio, te aportará más. Si Filípides las hubiera tomado al comienzo de su carrera no se hubiera muerto al llegar a Esparta. Ahí lo dejo.

Además de sus cualidades energizantes están deliciosas, de verdad de la buena, gustan a todo el mundo incluso a los que no son muy amigos de las frutas secas ni los snacks saludables. Y si algún ingrediente no te convence  puedes adaptarlas a tus gustos personales sin problema, siempre que respetes la base de dátil o fruta seca y frutos secos. Además son tremedamente fáciles de hacer (si se está en posesión de un procesador de alimentos, uno de las inversiones más rentables que se pueden hacer en una cocina) y aguantan siglos en buen estado en la nevera.

Espero que las probéis y las añadáis a vuestra dieta, porque merecé la pena.




{RECETA DE BARRITAS ENERGÉTICAS}

INGREDIENTES (para 10 o 20 bolitas o barritas dependiendo del tamaño)

  • 1 taza de dátiles Deglet Nour sin hueso (o cualquier otra variedad tierna)
  • 3/4 de taza de almendras (o cualquier otro fruto seco)
  • 3/4 de taza de nueces (o cualquier otro fruto seco)
Opcionales 
  • 1/3 de taza de higos secos
  • 1/3 de taza de arándanos secos
  • 1/4 de taza de plátano deshidratado
  • 2 cucharadas de semillas de chia
  • 2 cucharadas de semillas de lino molidas
  • 1 cucharada de aceite de coco o aceite vegetal
  • 1-2 cucharadas de proteína en polvo 
  • 2 cucharadas de miel o sirope de arce
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo (o 2-3 cucharaditas de canela u otras especias etc)
  • 1 pizca de sal



ELABORACIÓN

1. Tritura en un procesador de alimentos todos los frutos secos y las semillas junto a las especias y la proteína hasta formar una harina muy gruesa en la que no queden frutos secos sin triturar.



2. Añade el resto de ingredientes al vaso: dátiles, higos, sal, miel y aceite. Tritura de nuevo hasta formar una masa pegajosa que al presionarla con los dedos se quede unida. (Si con los ingredientes indicados no consigues este resultado añade unos cuantos dátiles más)



3. Moldea la pasta como más te guste. Puedes hacer bolitas con las manos como si fueran albóndigas o rellenar un recipiente rectangular con la pasta, presionar bien y cortarla en barritas rectangulares con un cuchillo.




4. Una vez las barritas estén listas guárdalas en la nevera. Se conservaran bien hasta 3-4 semanas.




NOTAS


1. Yo prefiero dejar las nueces medio molidas para que al morder las barritas tengan algo más de cuerpo y sean más crujientes, pero siempre se pueden hacer algo más lisas y homogéneas simplemente moliendo más las nueces.

2. El plátano deshidratado quizá sea mejor hidratarlo un poco antes en agua porque puede resultar demasiado duro para una máquina no excesivamente potente.

3. Si eres alérgico a los frutos secos puedes sustiturlos por semillas como pipas de girasol.



FUENTES

1. Deliciously Ella, The Ultimate Energy Bites