viernes, 5 de diciembre de 2014

Muffins de calabaza integrales con glaseado de sirope dorado y limón





De vez en cuando la vida nos da calabazas y lo normal es que sea un bajón pero a mi este año unos amigos que me quieren bien me han dado tres calabazas de las otras, preciosas, que me han hecho disfrutar como una niña. 

Dos eran vascas, nacidas en mi pueblo, alargadas, pesadas verdes por fuera y naranja fosforescente por dentro. Riquísimas en puré y asadas. La tercera era una de una variedad difícil de encontrar en los comercios locales, la calabaza en la que uno piensa cuando piensa en la calabaza, la de halloween, la de Zipi y Zape, la del 1,2,3... Esa calabaza, esta calabaza:


Me dio hasta pena cortarla de lo bonita que era. La mire todos los días durante varias semanas admirada con su redondez y color naranja casi imposibles y no me atreví a sacrificarla hasta estar completamente segura de lo que iba a hacer con ella. Pensé que le debía eso y creo que he honrado bien su memoria resucitándola en pequeños pasteles, que todos sabemos que son las unidad de medida estándar en el cielo.

Es bonito que te regalen calabazas, pero es algo muy distinto que te las den. Que te las den significa normalemente que vas de culo. Mal, mal, muy mal. Se las daban a Zipi y Zape cuando suspendían. En el programa un dos, tres, la aparición de Ruperta la calabaza sonriente significaba que te ibas a casa.



En este momento, en algún lugar del mundo, un enamorado estará camelando a una Julieta con aquello de "Pero, ¡silencio!, ¿qué resplandor se abre paso a través de aquella ventana? ¡Es el Oriente y Julieta, el sol! ¡Surge esplendente sol y mata a la envidiosa luna, lánguida y pálida de sentimiento porque tú, su doncella, eres mas hermosa que ella!" Julieta entonces habrá cerrado la ventana a cal y canto, se habrá encerrado en su casa y habrá llamado a la policía. A un Romeo más le acaban de dar calabazas. En Cataluña esto lo hacían de manera mucho más civilizada y explicita: 
"Antiguamente, en algunas zonas rurales de Cataluña, cuando el pretendiente no era del lugar, se le invitaba a comer a casa de la chica: si le ofrecían fuego para el cigarro significaba que la familia aceptaba el noviazgo; si se le servía un plato de calabaza, quería decir que el mozo no era bien recibido y se tenía que marchar." Ya está el listo que todo lo sabe
Visto el panorama a nadie debería extrañar que en la Antigua Grecia, la calabaza fuera considerada como “antiafrodisíaca” y que en la Edad Media se recomendara mascar pepitas de calabaza para alejar los pensamientos lascivos e impuros. 

¡Qué he hecho yo para merecer esto! dirá la calabaza. ¡Qué he hecho para que me humillen pintándome caretos en halloween por un fantasma inventado! ¡para que me calumnien de esta manera tan descarada!. Y nadie lo sabe, pero la historia sigue porque de un tiempo a esta parte se vienen celebrando concursos de calabazas gigantes que terminan en las que probablemente sean las regatas más estrambóticas del siglo moderno. 

Topsfield en Topsfield, Massachusetts, el 3 de octubre de 2009. (Juan Tlumacki)

2010 en Ludwigsburg, Alemania, durante el festival anual de la calabaza en el castillo de Ludwigsburg. (Ralph Orlowski)


Estados Unidos, Canada y Alemania ya se han apuntado a las regatas de calabazas gigantes, donde los participantes avanzan, como pueden montados en calabazas previamente vaciadas. En Euskadi ya tenemos las estropadas pero la idea de montar en una calabaza es tan bruta que me cuesta creer que no tenga potencial como una nueva modalidad de herri kirolak en la ría de Bilbao. Tiempo al tiempo.

La mismisima Martha Stewart y hasta Dumbledore se han apuntado ya a las famosas regatas. La primera, tengo entendido, que naufragó por la lluvia pero Dumbledore siempre fue un señor muy sofisticado e inteligente...

Lishness Tom conduce su bote hecho de una calabaza gigante durante la Regata Pumpkinboat en Damariscotta, Maine, EEUU, el 9 de octubre de 2011. Joel Page 

Que si fue, que si vino, que si calabaza, que si pepino. Creo que ya es hora de dar paso a la receta de hoy, unos fantásticos muffins que se hacen en un abrir y cerrar de ojos y a los que la calabaza aporta muchísima jugosidad. He adapatado la receta de muffins de calabaza del prodigioso cocinero de youtube Donald Skehan y he dado en el clavo, porque he conseguido exactamente lo que buscaba.

Si os gusta el pastel de zanahoria debéis probar estos muffins. Si os gustan los muffins jugosos que se mantienen así varios días, debéis probar estos muffins. Si os gustan los muffins debéis probar estos muffins. Si os gusta la vida, debéis probar estos muffins. 

Espero que os gusten.



{MUFFINS DE CALABAZA INTEGRALES CON GLASEADO DE SIROPE DORADO}

INGREDIENTES (12-16 muffins)

Para el puré de calabaza
  • 1 calabaza (cuanto más dulce mejor
 Para los muffins
  • 120 gr de harina 
  • 120 gr de harina de espelta integral (o de harina normal)
  • 2 cucharaditas (tsp) de levadura química
  • 1 cucharaditas (tsp) de bicarbonato sódico
  • 150 gr de azúcar
  • 50 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita (tsp) de canela*
  • 1/2 cucharadita (tsp) de jengibre en polvo*
  • 1/2 cucharadita (tsp) de polvo cinco especias*
  • 3 clavos de olor molidos*
  • 1 pizca de sal
  • 1/4 taza de nueces picadas
  • 1/4 de taza de pipas de calabaza 
  • 80 ml de aceite de girasol
  • 400 gr del puré de calabaza
  • 80 gr de yogur
  • 2 huevos L
Para el glaseado**
  • 90g de azúcar glas***
  • 2 1/2 cucharadas (tbsp) de sirope de arce o miel o golden syrup
  • 1 cucharada de zumo de limón 
  • 40g de nueces picadas



ELABORACIÓN

1. Prepara el puré de calabaza. Limpia y corta la calabaza por la mitad o en trozos grandes. Desecha las pepitas y las hebras.



2. Asa la calabaza a 200 ºC de 30-40 minutos, hasta que la carne esté tierna y bien asada.


3. Separa la carne de la piel de la calabaza con una cuchara y escúrrela sobre un colador o paño fino hasta que pierda la mayor parte del líquido. (Este paso no es estrictamente necesario para esta receta y con quitar el exceso de agua será suficiente).


4. Bate el puré con una batidora o procesador de alimentos (opcional) y separa 400 gr para hacer los muffins. (Yo suelo congelar el puré restante en bolsas individuales de ración para disponer de ellas cuando quiera. Se conservan bien hasta un año. Otra opción es comerselo tal cual, en tortitas...)




5. Para hacer los muffins. Precalienta el horno a 180 ºC y dispón las cápsulas de papel para magdalenas en la bandeja para magdalenas.

6. Tamiza la harina, la sal, las especias, el bicarbonato y la levadura. Echa todo a un bol grande y añade el azúcar y las nueces. Mezcla bien hasta que queden bien distribuidos.




7. En otro bol mezcla los ingredientes húmedos, los huevos, el yogur, el aceite y el puré de calabaza hasta que quede una mezcla homogénea



8. Vierte la mezcla de ingredientes húmedos sobre la mezcla de ingredientes secos y  mezcla con movimientos envolventes y suaves lo justo hasta obtener una mezcla más o menos homogénea.




9. Rellena las capsulas sin llegar al bode y hornea durante 20 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro del muffin éste salga limpio


10. Deja enfriar y prepara el glaseado. Para ello sólo deberás mezclar todos los ingredientes. El resultado debe ser una pasta densa pero con caída. (Si quieres que el frosting quede denso no añadas el zumo de limón o  utiliza más azúcar. El azúcar glas industrial (no casero) da mucho mejor resultado para esta esta receta.)


11. Vierte el glaseado sobre cada muffin y decora con unas nueces picadas



NOTAS


* Las especias pueden ser modificadas al gusto. Otras especias van muy bien con estos muffins son, el anís, la nuez moscada, el cardamomo, la pimienta de Jamaica y la vainilla.

** El glaseado es opcional y personalmente creo que un frosting de queso sería lo ideal para estos muffins. Puedes ver como hacerlo en mi receta de cupcakes de zanahoria aquí. 

*** El glaseado será mucho mejor si utilizas azúcar glas industrial (comprado) en lugar del casero, aunque yo, cuando no hay otra cosa, utilizo el casero y no nadie se queja.





FUENTES

2. Ya está el listo que todo lo sabe, ¿Cúal es el origen de la expresión dar calabazas?
3. Las fotos de las calabazas gigantes han sido tomadas de la página: El mundo en fotos