sábado, 14 de marzo de 2015

Recetas imprescindibles III: el lemon curd o crema de limón perfecto






¿Verdad que da ganas de mandar a cagar a toda esta gente que cuando estas hundido en la miseria y hasta el arco iris te parece negro te dicen que si la vida te da limones hagas limonada?. Me gusta imaginar a esta gente cruzándose con el pobre Sísifo en el monte, condenado a empujar la misma piedra hasta la cima de una montaña para verla rodar hacia abajo después, por toda la eternidad. Un castigo divino que fue resumido brillantemente por un suicida anónimo en su carta de despedida como: "Tanto abrochar y desabrochar." A Sísifo le dirían, imagino, algo así: "-No es para tanto hombre, míralo bien, al menos tienes una piedra." Me caen bien los optimistas, los admiro, pero a veces sencillamente se pasan de frenada. 

No obstante, tomada literalmente la frase tiene mucho sentido. Si la vida te da limones, y a mi me dio exactamente dos sacos hasta arriba, es una buena idea hacer limonada. Ésta limonada en concreto es un buen punto de partida mientras planeas tu obra maestra que, si hablas mi idioma, debe ser sin lugar a dudas un postre que involucre generosas cantidades de lemon curd y de merengue. El lemon curd es un híbrido entre la mermelada y la crema pastelera. Se elabora con zumo de limón (o de cualquier otra fruta a la que se le pueda extraer el zumo con facilidad) huevo, azúcar y mantequilla. Se hace en un abrir y cerrar de ojos y aunque los ingleses son aficionados a untarlo en las tostadas del desayuno a mi me gusta especialmente como relleno para tartas y bizcochos. 



El fin de semana pasado aprovechando mi bonanza de limones me dediqué a experimentar con distintas recetas de lemon curd para el relleno de unos preciosos y dolorosamente buenos cupcakes de limón y merengue. La verdad es que me gustaron todas las que hice pero por la riquieza que le dan las yemas de huevo extra y por su perfecto equilibrio entre dulce y ácido al finas me quedé con esta que será mi receta de lemon curd calculo que de aquí a la eternidad. Es una adaptación de la receta de lemon curd de la abuela de Jemma de Cupcake Jemma. He reducido la cantidad de yemas a cuatro en lugar de cinco, he aumentado la cantidad de ralladura de limón, una pizca de sal y también un poco más de mantequilla, porque de perdidos, al río. Si no habéis probado nunca el lemon curd, debéis hacerlo. Es una crema sedosa y con sabor a muy peculiar a helado de limón dulce pero a la vez ácido.

Muy pronto compartiré la receta de los cupcakes dentro de los que me lo comí, si os gusta el limón os encantarán. De momento aquí va la de lemon curd, espero que os guste.






{RECETA DE LEMON CURD O CREMA DE LIMÓN}

INGREDIENTES
  • 4 yemas y 2 huevos (Mejor si son camperos)
  • Ralladura de tres limónes (3 cucharadas, tbsp)
  • 110 ml de zumo de limón
  • 110 gr de azúcar
  • 60-70 gr de mantequilla fría, en daditos
  • Una pizca de sal

ELABORACIÓN

1. Limpia bien los limones. Ralla solamente la parte de amarilla (la blanca amarga) con un rallador fino. Después exprimelos.

2. Pon los huevos, las yemas, el azúcar, la sal, la ralladura y el zumo de limón en un bol de acero inoxidable o de pirex y mezcla todo bien con varillas.




3. Coloca el bol sobre un baño María a fuego medio. El agua no debe llegar a tocar el bol y debe hervir a fuego lento, en ningun caso a borbotones.  Remueve constantemente durante 10-15 minutos o hasta que la mezcla espese. Estará lista cuando la crema se adhiera al dorso de la cuchara y deje un surco bien marcado al pasar un dedo.


4. Fuera del fuego añade la mantequilla fría y remueve hasta que esté integrada.



5. Pasa el lemon curd por un colador fino para remover la ralladura de limón y posibles imperfecciones que pueda contener.



6. Deja enfriar la crema dentro de un tarro de cristal tapado o en un bol cubierto con film transparente. Procura que el plástico quede en contacto directo con la crema si no quieres que se forme una costra en la superficie. Conserva el lemon curd en el frigorifico. Se mantendrá en buen estado hasta 2 semanas.


NOTAS

1. El lemon curd se volverá más espeso y consistente cuando se haya enfriado.

2, No tires las claras. Yo las conservo en la nevera y las utilizo para hacer el merengue para los cupcakes o las tartas de limón. Cuando no hago merengue las añado a la tortilla francesa montadas o sin montar o simplemente las congelo

3. El color amarillo del lemon curd proviene de las yemas de huevo. Si utilizas huevos camperos, que tienen la yema de color más intenso, te saldrá una crema mucho más amarilla que con huevos normales. 



FUENTES

1. Cupcake Jemma, Perfect lemon curd (youtube)
2. Denikatessen, Lemon curd.