miércoles, 19 de noviembre de 2014

Muffins de arándano con semillas de amapola y glaseado de limón para De Niro





“Hay tres maneras de hacer las cosas: la correcta, la incorrecta y la mía.” 

Sam "Ace" Rothstein (Robert de Niro), Casino.


En la película Casino Robert De Niro, que interpreta a un director de casino metido en la mafia, se toma muy a pecho que su muffin de arándano apenas contenga uno mientras que el de su acompañante rebose de ellos y sea prácticamente azul. "Siempre igual, si no me ocupo personalmente nada funciona" dice, como solo un obseso del control indignado podría decir, e inmediatamente después se presenta ante el chef para trasmitirle su categórico desacuerdo con la manera en que esta gestionando el caso de los arándanos:

-A partir de ahora pondrá la misma cantidad de arándanos en cada pastel. La misma cantidad de arándanos en cada pastel.

La cara del chef no tiene precio:

-¿Sabe el tiempo que me llevará? -responde con un hilo de voz apenas audible.

-Me tiene sin cuidado quiero la misma cantidad de arándanos en cada pastel.

(Esta es la escena de la que hablo en versión original y puedes ver la versión en castellano aquí.)



Todos nos hemos sentido estafados alguna vez con ciertos comestibles que claman ser de algo que brilla por su ausencia pero todos también deberíamos entender la cara de circunstancias del chef ante tamaña petición, porque hacer que dos muffins contengan la misma cantidad de arándanos es un problema tan complicado como la cuadratura del círculo. Existe sin embargo una solución rudimentaria y más o menos exacta para conseguir una distribución suficientemente homogénea. Consiste en maximizar la cantidad de arándanos hasta donde sea posible. De esta manera será estadísticamente muy improbable que ninguno de los pequeños pastelitos quede huérfano.

Además del problema de nido vacío al hacer los muffins existe otro igual de importante, el denominado efecto suelo. Sucede cuando las frutas que deberían estar dispersas por todo lo ancho y alto del muffin se acumulan todas al fondo. Hablo con conocimiento de causa y puedo asegurar que la solución a este problema es sumamente sencilla. Lo más importante para que esto no suceda es asegurarnos de que la masa del muffin sea muy densa ya antes de meterla en el horno. La densidad de la masa provocará que los arándanos se mantengan en su lugar y no se derrumben. Otro truco que suele funcionar, solo si la masa es suficientemente densa, es enharinar los arándanos antes de añadir los líquidos. Yo suelo optar por combinar ambos métodos y minimizar así la probabilidad de error.


Si sigues estos consejos conseguirás hacer una hornada de muffins que haría que De Niro se sintiera orgulloso. 

He probado bastantes recetas de muffins de arándano, los favoritos de mi madre y también los mios. Hice una que clamaba ser la mejor pero que debió de salirme mal o algo porque a mi no me lo pareció. Los he hecho con mantequilla y con aceite. Con leche y con yogur. Con arándanos frescos y con congelados. Con y sin azúcar. Y mi receta favorita hasta el momento es la que comparto hoy aquí. Tan buenos estaban que no han durado en casa ni dos días. Creo que el factor definitivo ha resultado el glaseado que nunca antes lo había hecho y que a partir de ahora jamás dejaré de hacer. Es parecido al glaseado de los donuts pero con un sabor a limón exquisito que combinado con el sabor suave y agominolado (me lo acabo de inventar lo sé) de los arándanos forma un matrimonio de los que duran toda la vida.

Espero que los probéis y os gusten tanto como a mi, que ya es decir. 




{RECETA DE MUFFINS DE ARÁNDANO CON SEMILLAS DE AMAPOLA Y GLASEADO DE LIMÓN}

INGREDIENTES (Para 12 muffins)
Para los muffins
  • 325 gr. de harina de repostería
  • 1 cucharadita (tsp) de levadura química
  • 135 gr. de azúcar
  • 1 huevo
  • 80 ml. de aceite de girasol (o mantequilla)
  • 180 ml de yogur natural
  • 60 ml. de leche
  • 1 Cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 cucharadita de sal
  • Ralladura de un limón
  • 200 gr. de arándanos (frescos o congelados)*
  • 3 cucharadas de semillas de amapola**
Para el glaseado
  • 35 gr de mantequilla derretida (3 cucharadas)
  • 125 gr  (1 taza) de azúcar glass, tamizado
  • 1/2 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada de agua templada

ELABORACIÓN

1. Precalienta el horno a 200ºC y coloca las cápsulas de papel sobre la bandeja para cupcakes.

2. Mezcla el yogur y la leche para hacer una especie de buttermilk casero


3. En un bol mediano bate el huevo y añade el aceite, el buttermilk casero y la vainilla. Mezcla todo hasta quede todo bien integrado. (Reserva)




4. En otro bol mezcla la harina, el azúcar, la sal, la levadura y las semillas de amapola.



5. Cuando esté todo bien mezclado añade los arándanos y  mezcla con cuidado hasta que queden bien distribuidos.



6. Vierte la mezcla de ingredientes húmedos sobre la de los secos y mezcla con una espátula y con cuidado de no romper los arándanos hasta que los ingredientes estén suficientemente combinados. Es importante mezclar lo menos posible ya que de lo contrario los muffins quedarían menos esponjosos de lo que deberían y los arándanos comenzarían a romperse.



7. Rellena las cápsulas de papel sin llegar al borde y hornea durante 20-30 minutos dependiendo del horno y del tamaño de los muffins.



8. Cuando estén listos deja que se enfríen o templen, dependiendo del nivel de paciencia que tengas, y prepara el glaseado mezclando todos los ingredientes con una varilla. (Si ves que la mezcla se corta, cosa que a mi me ha pasado, mezcla con una minipimer y todo volverá a su cauce).





9. Vierte el glaseado sobre los muffins o bien úntalos en él. Para un mejor resultado repite esta operación una segunda vez.

10. Sirve lo antes posible o consérvalos en un recipiente cerrado. Se conservarán en buen estado varios días aunque es preferible consumirlos lo antes posible.


NOTAS

* En caso de utilizar arándanos congelados es mejor no descongelarlos porque se ablandaran y romperán fácilmente.


** Las semillas de amapola son completamente opcionales. Añaden textura y dan a los muffins un aspecto más vistoso pero eliminarlos no afectará al resultado.






FUENTES

1. La repostería de miguel, Blueberry muffins.
2. My baking adiction, Blueberry doughnut muffins