viernes, 7 de marzo de 2014

Focaccia de romero, aceitunas y tomate seco de Gordon Ramsay





La focaccia es un pan plano muy tradicional de la cocina italiana de elaboración similar al de la pizza. Es un pan cruijiente en el exterior y esponjoso en el interior que se aromatiza con hierbas y se aliña con aceite de oliva y sal gruesa.

Si nunca has hecho pan en casa, y estás dispuesto a darle una oportunidad, este será el comienzo de tu gran historia de amor con tu horno. Habrá un antes y un después. Porque la elaboración de este pan es tan sencilla y el resultado tan espectacular que jamás volverás o obviar que tienes un horno. 

Y cuando digo sencilla me refiero a que, prácticamente no hay que saber amasar y de que, además, el tiempo de amasado es de unos irrisorios, diez minutos. Ja. La masa es tersa y maleable, nada que ver con esas aterradoras masas informes, pringosas y pegajosas capaces de desmoralizar hasta al más intrépido y valiente de los caballeros. El tiempo de horneado es de media hora. Sí, en serio. Media hora de nada.

Lo dicho, dale una oportunidad, porque no te arrepentirás. Palabra.

Para hacer esta focaccia he usado la receta de Gordon Ramsay que vi en el capítulo once de su programa  "The ultimate Cookery Course" (En español: las cien mejores recetas de Gordon Ramsay). He usado otras recetas para la masa, pero encuentro que esta es la  mejor. Aunque, la verdad, es que he echado de menos un poco de cebolla o queso, lo cual corregiré sin duda en la siguiente, que será, seguro, pronto. 


{RECETA DE FOCACCIA DE ROMERO, ACEITUNAS, TOMATE SECO}

INGREDIENTES
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 20 gr de sémola
  • 15 gr de levadura seca de panadería
  • 50 ml de aceite de oliva, y un poco más
  • 320 ml de agua templada
  • 75 gr de aceitunas negras deshuesadas (u otras)
  • 150 gr de tomates secos hidratados
  • 2-3 ramas de romero (solo las hojas)
  • Sal marina (Al gusto) 
  • Pimienta negra molida (fresca)

PREPARACIÓN

1. En un bol grande, mezclamos, la harina, la sémola, la levadura y dos pizcas de sal. Debemos asegurarnos de que los ingredientes queden bien repartidos.


2. En otro recipiente mezclamos el agua templada con el aceite de oliva

3. Hacemos un agujero en medio de la harina con las manos (como si fuera un volcán) y añadimos en él gradualmente el líquido. Vamos integrando los ingredientes moviendo la harina de los lados hacia el centro del volcán. (Será más fácil hacerlo primero con un tenedor o una cuchara y después, cuando la masa comience a tomar forma, hacer una bola con las manos).


4. Enharinamos ligeramente una mesa y  amasamos unos 10 minutos con las manos, hasta que quede una masa suave y elástica. Una manera de saber que la  masa esta lista será comprobando que al presionar ligeramente con el dedo hacia adentro la masa recupera su forma rápidamente.


5. Enharinamos ligeramente un bol grande y depositamos en él la masa. Cubrimos con plástico transparente o un paño húmedo y lo dejamos reposar, en un lugar cálido, alejado de las corrientes de aire, de 30 a 60 minutos, o hasta que doble su volumen.



6. Precalentamos el horno a 200°C. Y acomodamos la masa a un molde aceitado de mas o menos, 28 x 20cm. Sazonamos el fondo del molde con sal marina (sin pasarnos). Nos untamos los dedos con aceite y amoldamos la masa a la forma del molde, presionando con suavidad hacia los lados con los dedos. 

7. Decoramos. Presionamos las aceitunas y los tomates hacia adentro con las manos. Deben quedar semi enterrados. Sazonamos con sal y pimienta y esparcimos por toda la superficie las hojas de romero. 


Mi molde era demasiado pequeño y con la masa sobrante he hecho un panecillo

8. Aliñamos el pan con un poco de aceite de oliva y lo metemos en el horno, precalentado, unos 30 minutos o hasta que adquiera un tono dorado.

9. Dejamos enfriar, desmoldamos y servimos cortado en rebanadas.


NOTAS


1. Aunque la focaccia aromatizada con romero es perfecta, podemos usar las hierbas aromáticas que más nos gusten, como, por ejemplo, orégano, tomillo y albahaca. Los demás ingredientes decorativos también pueden ser sustituidos. Yo he añadido atún pero también podemos añadir cebolla, ajo o queso. También podemos cambiar los tomates secos por tomates cherries y eliminar las aceitunas, si no nos gustan. Las posibilidades son infinitas.

2. Si preferís usar levadura fresca o prensada solo debéis tener en cuenta que necesitares el triple de la cantidad de levadura seca indicada. Es decir, 45 gr.