viernes, 21 de marzo de 2014

Tarta Tatin de tomate cherry de Lorraine Pascale




"Las cosas claras y las tartas dulces" es un proverbio, apócrifo, que resume mi opinión sobre las tartas saladas. Dicho esto, el día en que vi a Lorraine Pascale hacer esta preciosa tarta de tomate salada, vestida con su también precioso e impoluto color blanco y su preciosa sonrisa brillante, me conquistó y no pude resistir la tentación de hacerla. 

Mi opinión sobre las tartas saladas no ha cambiado aunque puedo decir que ésta, que está a mitad de camino entre lo salado y lo dulce, me ha ayudado a ser más tolerante y a disfrutar con ellas. La verdad es que está buenísima y además es extraordinariamente fácil de hacer.

En cuanto a lo de Tatin, la peculiaridad de esta tarta es que se hace al revés. Es decir, que se hornea con la masa arriba y el relleno debajo y se le da la vuelta después. Según la wikipedia, que todo lo sabe, su creación se debe a un accidente muy afortunado:
"La tradición dice que el Tarte Tatin fue creado por accidente en el 'Hotel Tatin' en Lamotte-Beuvron, Francia en 1889, lugar del que deriva el nombre. El hotel era regentado por dos hermanas, Stéphanie Tatin (1838–1917) y Caroline Tatin (1847–1911). Existen múltiples versiones acerca del origen de la tarta pero la historia más aceptada menciona que un despiste de Stéphanie Tatin hizo que se cocinaran más de la cuenta las manzanas, y para no desperdiciarlas le pusieron la pasta encima y la hornearon, y después le dieron vuelta con cuidado, dando lugar a esta variante tan conocida en la cocina francesa." Wikipedia




{RECETA DE TARTE TATIN DE TOMATE CHERRY DE LORRAINE PASCALE}


INGREDIENTES
  • Una lámina de hojaldre
  • Tomates cherry maduros 
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • Pimienta negra molida (al gusto)
  • 1-2 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • Un poco de harina 
  • Un huevo batido (para pincelar)
  • Un ramillete de albahaca fresca o un poco de albahaca seca.*  
  • Cebollino picado

PREPARACIÓN

1. Precalentamos el horno a 200 ºC

2. Cortamos el hojaldre del mismo diámetro que el molde o sartén que vayamos a usar.



3. Colocamos, los tomates en una sartén o molde aptos tanto para el fuego como para el horno. Cuanto más ordenados y juntos coloquemos los tomates mejor quedará la tarta. Rociamos los tomates con el aceite, la sal, la pimienta negra, la miel, una cucharadita de albahaca seca, un poco de cebollino y el pan rallado. Los ponemos al fuego 2 o 3 minutos. (No será necesario darles la vuelta pues se harán en el horno)




3. Apartamos del fuego y aceitamos ligeramente los bordes del molde para que no se nos pegue el hojaldre. Después colocamos con cuidado la tapa de hojaldre sobre los tomates, metiendo hacia dentro los bordes para sellar bien la tarta. Pincelamos con huevo y horneamos durante aproximadamente 20 minutos. O hasta que veamos que el hojaldre está dorado y bien hecho.


4. Sacamos del horno y dejamos reposar unos minutos. Si vemos que la tarta tiene exceso de líquido se lo quitamos y a continuación le damos la vuelta con ayuda de un plato, como si fuera una tortilla. Estará caliente por lo que es recomendable ponernos los guantes para hacerlo y darle la vuelta en la fregadera para manchar lo menos posible.

¿Qué es ese decorado en cruz? Os preguntareis. Al tapar la tarta me he dado cuenta de que se me había olvidado el pan rallado, así que, he tenido que destaparla y al hacerlo se me ha roto un poco el hojadre. El decorado, por tanto, no es más que un apaño para intentar tapar algún que otro agujero indeseado.

5. Decoramos la tarta con las hojas de albahaca fresca o de cebollino y servimos.