sábado, 17 de mayo de 2014

Espaguetis rosas con remolacha, dos recetas






Yo los llamo espaguetis antiestrés, por su color relajante y su sabor a campo. En casa nos encantan y cocinarlos es para mi una fiesta. Mi parte favorita, por supuesto, es el momento de añadir la remolacha. En cuestión de segundos todo comienza a teñirse de rosa como por arte de magia. Verlo es una experiencia terapéutica que además es comestible y saludable. Tal es el poder de la remolacha que hasta es capaz de teñir un día triste y gris de su alegre y extravagante color magenta. Y no tan solo por su color, también porque entre sus componentes están la betaína, substancia que y se usa para tratar la depresión, y el triptófano, que también se puede encontrar en el chocolate por ejemplo, y contribuye positivamente a la sensación del bienestar. Lo mejor para obtener todos los beneficios de la remolacha, es probablemente ingerirla en zumo pero para mi es suficiente con estos espaguetis, que me resultan bastante más apetecibles.

Comparto dos recetas para hacer espaguetis con remolacha. La primera basada en los espaguetis al ajillo con remolacha rallada salteada. La segunda, un pesto de remolacha con pistacho. Ambas versiones son bastante parecidas e igual de sencillas de preparar. Comparto las dos para que cada uno  decida la que más se adapta a sus gustos y necesidades. 



{RECETA DE ESPAGUETIS ROSAS CON REMOLACHA}

INGREDIENTES
  • Un puñado de espaguetis (80-100 gramos por persona)
  • 4-5 dientes de ajo
  • 1 remolacha cocida
  • 1-2 puñados de espinacas frescas
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Queso rallado
PREPARACIÓN

1. Para hacer la pasta. Ponemos a hervir abundante agua con sal en una olla grande. Cuando comience a hervir echamos la pasta y la cocemos según las indicaciones del fabricante a fuego medio alto. Las proporciones óptimas de agua, sal y pasta son de 1:10:100, es decir, 1kg de agua y 10 gr de sal por 100 gr de pasta. Para saber que la pasta está lista, al dente, lo mejor es ir probando. Otro metodo es rescatar un espagueti y lanzarlo a la pared, si está listo se quedará pegado. Aunque lo mejor como he dicho, es ir probando.


 2.  Mientras la pasta se cuece, picamos el ajo y rallamos la remolacha. Cubrimos el fondo de una sartén con aceite de oliva y doramos los ajos a fuego medio con cuidado de que no se quemen. 

3. Cuando los ajos estén listos añadimos la remolacha y la sofreimos unos minutos.

4. Cuando la pasta esté hecha, la echamos directamente de la cazuela a la sartén con una cuchara de spaghetti o tenedor. (También podemos colarla y si lo hacemos tendremos cuidado de no tirar todo el agua de la cocción porque necesitaremos 1/4 de taza para añadirla a la  sartén junto a los espaguetis . También es importante no dejar la pasta en el excurridor más que el tiempo justo lo que no debería ser más que de un minuto).

5. Removemos bien hasta que los espaguetis adquieran el tono rosado de la remolacha. Echamos las espinacas frescas y removemos, con el calor las espinacas menguarán rápidamente. Probamos y salpimentamos si fuera necesario.

6. Servimos con queso rallado, albahaca fresca y/o mozzarela.


{RECETA DE PESTO DE REMOLACHA} 

INGREDIENTES
  • 200 g de remolacha cocida
  • 40 g de pistachos pelados
  • 50 g de queso curado rallado
  • 1/2 limón
  • 1/2 diente de ajo
  • 50 g de aceite de oliva virgen extra
  • Sal



PREPARACIÓN

1. Trituramos la remolacha con los pistachos, el ajo, el zumo de limón y sal.



2. Incorporamos poco a poco el aceite de oliva y terminamos con el queso. Y si así lo queremos, aromatizamos con ralladura de limón. Lo guardamos en la nevera.



3. Cocemos los espaguetis. Cuando estén listos, los colamos y reservamos una taza (más o menos) del agua en el que hemos cocido la pasta.  Volcamos la pasta, colada, nuevamente en la cazuela que aún debe estar caliente. Echamos las espinacas removemos e incorporamos el pesto. Mezclamos bien y vamos añadiendo el agua que habíamos reservado. El almidón en el agua de cocción ayudará a que la salsa se pegue bien a la pasta. Servimos.