lunes, 26 de mayo de 2014

Nasi goreng o arroz frito al estilo indonesio. A mi manera





El Nasi Goreng es considerado el plato nacional de indonesia y  significa literalmente “arroz frito”. Su elaboración es similar a la del popular arroz frito chino del que se cree que proviene. Su peculiaridad es que se trata de un arroz que combina dos sabores básicos: el dulce y el picante. Es dulce porque se condimenta con una salsa de soja dulce tipicamente indonesia, el Kecap Manis. En cuanto al picante, lo suele obtener de la guindillas o pasta de chile con las que se elabora.

Al igual que el arroz frito chino es un plato concebido para aprovechar las sobras de arroz y carne del día anterior y suele servirse como plato único o acompañado de un huevo frito, carne o verduras frescas, tanto para desayuno como para la comida o la cena. 

Como sucede habitualmente con el arroz frito no existe una receta única para el Nasi Goreg y cada uno tiene su versión particular del plato. Ésta es la mia. Creada respetando sus ingredientes principales: el arroz, la salsa de soja Kecap Manis, las chalotas y los chiles o el picante. No he utilizado chiles frescos porque me resulta muy dificil encontrarlos donde yo vivo, tanto es así, que he decidido plantarlos en mi balcón. De momento la cosa pinta bien, las plantas están creciendo fuertes y sanas y no he tenido ninguna baja. Pero lamentablemente todavía son demasiado jóvenes para comenzar a dar fruto. Para compensar la falta de este ingrediente he hecho la pasta de chile con pimiento rojo y le he añadido el picante mediante la salsa picante Sriracha. Anteriormente he probado a hacer la pasta con alegrías riojanas y pimientos del piquillo y también me ha dado buen resultado. En cualquier caso, si estas leyendo esto y tienes la posibilidad de hacerlo con chiles frescos no dudes en hacerlo. 

En cuanto al método de preparación lo ideal sería hacerlo en un wok a fuego muy alto. Pero como yo pertenezco a esa parte de la humanidad que debe conformerse con las virtudes de la vitroceramica y no soy propietaria de wok alguno, lo hago en una sartén antihaderente normal y me apaño muy bien.

Este es uno de mis arroces favoritos y el plato que pido siempre en mi restaurante asiático predilecto. Allí lo preparan también con verduras cortadas en juliana, brotes de soja y algún ingrediente secreto que algún día averiguaré. Se trata de un arroz intenso y con gran sabor muy versátil y nutritivo que en mi casa desaparece siempre que lo hago y que no puede dejar indiferente a nadie.




{RECETA DE ARROZ INDONESIO}

INGREDIENTES
  • Arroz basmati cocido y frio*
  • 2 chiles (o medio pimiento rojo y unas gotas de salsa sriracha)
  • 5 g de pasta de gamas tostada o terasi (opcinal)
  • 2 dientes de ajo
  • 3 chalotas
  • 1 zanahoria*
  • 1 rama de Apio*
  • 1 puerro*
  • 100 gr de espinacas frescas*
  • 1 cucharada de tomate frito o ketchup
  • Una chucharada de perejil fresco picado o cilantro (opcional)
  • Una pechuga de pollo (o carne, gambas...)
  • 3 huevos
  • 1-2 cucharadas de salsa de soja
  • 2-3 cucharadas de kecap manis (salsa de soja dulce)
  • Un chorrito de vinagre de modena
  • Pimienta negra molida
  • Aceite para freír (oliva, girasol...)
  • Aceite de sésamo tostado (opcional)

PREPARACIÓN

1. Machaca en un mortero o picadora, los chiles (o pimientos), la chalota, el ajo, la pasta de gamaba y el perejil, hasta obtener una pasta espesa.


2. Fríe el pollo y córtalo en tiras o dados. Resérvalo para más tarde.





3. Corta finamente las verduras: zanahoria, puerro y apio en este caso.


4.  Bate los huevos y añade unas gotas de agua. Haz una tortilla francesa y resérvala troceada.

5. Pon al fuego una sartén o wok con un chorrito de aceite. Cuando el aceite esté caliente echa la pasta de especias y cocinala 1-2 minutos hasta que comience a soltar aroma y a cambiar de color.

6. Saltea las verduras picadas con una pizca de sal (opcional) y un poco de vinagre de modena junto a la pasta.


7. Cuando las verduras estén tiernas añade la tortilla, el pollo y la mitad de las espinacas (o todas ellas).




8. Añade el arroz (debe estar frio y seco). Remueve todo muy bien y echa la salsa kecap manis y la salsa de tomate o ketchup. Mantelo en el fuego solo hasta que el arroz se haya calentado e impregnado con todos los aromas.




9. Echa la otra mitad de las espinacas y remueve hasta que se ablanden y mengüen. Sazona con pimienta negra molida, al gusto. Prueba el arroz y rectifica la sal, la pimienta, la salsa o las especias si fuera necesario. Sirve con un huevo frito, verduras (tomate, pepino...) o carne (pollo, ternera...) regado con un poco de aceite de sésamo.

Cuadernos de cocina oriental, Nasi Goreg


NOTAS

1. Para cocer el arroz basmati. Lo mejor es hacerlo el día anterior o con bastante antelación para que tenga tiempo a enfriarse y asentarse.

Hay dos métodos básicos para cocerlo. Al vapor o hervido en abundante agua como si fuera una pasta. Lo mejor en ambos casos es comenzar lavando el arroz, para quitar el exceso de almidón de la superficie. Esto evitará que se nos pegue. Para ello lo colocamos sobre un colador bajo el chorro de agua fría y lo enjuagamos hasta que el agua salga transparente en lugar de blanquecina.
Para hacerlo al vapor. Deja el arroz en remojo 20-30 minutos. Después ponlo a cocer a fuego suave-medio cubierto por un dedo de agua fría, más o menos, por encima del arroz. Añade un poco de sal, tápalo y deja cocer 15 minutos. Una vez haya absorbido todo el agua apaga el fuego y deja que repose para que termine de de absorber el líquido restante y se asiente.


2. La zanahoria, las espinacas, el puerro y el apio son ingredientes completamente opcionales que a mi me gusta añadir pero que se pueden sustituir a gusto de cada uno o bien omitir completamente.


3. Si no encuentras pasta de gamba puedes utilizar en su lugar una cucharada de salsa de ostras por ejemplo, y añadela junto a la salsa Kecap Manis. Tanto la salsa de ostras como la salsa Kecap Manis se pueden encontrar en la sección de comida internacional en supermercados grandes o bien en tiendas especializadas en comida asíatica. Lo mismo sucede con la salsa Sriracha y el aceite de sésamo tostado.