lunes, 22 de septiembre de 2014

Mantequilla de cacahuete y el sándwich más popular de EEUU




Recuerdo que tras ver "tu a Londres y yo a California" en mi infancia estuve un tiempo obsesionada con encontrar mantequilla de cacahuete para probar la porquería que comían las gemelas, que para el que no lo sepa, tenían el gusto algo trastornado y les gustaba untar oreos en ella. 



Años más tarde, cuando finalmente encontré en una de las baldas del supermercado un bote de capitán cacahuete y me lo lleve a casa con la impresión de estar atesorando un tesoro, no tarde un segundo en abrir la tapa y probar aquel sabor que me había imaginado tantas veces. Decir que fue un chasco, es un eufemismo. Me pareción una porquería inmunda. La encontré demasiado grasa, demasiado fuerte, un ultraje. Creí que mi relación con el mejunje había terminado ahí. No quería saber nada más del tema. Ni siquiera recuerdo si fui capaz de llegar a untar las galletas en ella.

Después pase un tiempo en los Estados Unidos y descubrí que los americanos tiene una obsesión con la crema digna de estudio. No parece haber postre que no tenga su versión de cacahuete. Imagina un postre, cualquier postre internacional, después añádele mantequilla de cacahuete y búscalo en google me juego un ojo de la cara a que un americano lo ha hecho ya.

Pero su joya de la corona, el preparado con mantequilla más popular y el que probablemente sea el sándwich más común en las mochilas de los niños es el Pb&J, peanut butter and jelly sandwich o sándwich de mantequilla de cacahuete y mermelada. Lo probé allí más por respeto a los amables americanos que me hospedaban que por verdadero entusiasmo. No me gustó. Mis prejuicios, y el recuerdo de aquel primer fiasco me impedían ver nada más allá de ellos. 



Jamás se me hubiera ocurrido hacerla en casa si no fuera porque me hermana me lo imploró. Y aquí estoy, no tantos años más tarde haciendo mi propia mantequilla de cacahuete y disfrutando con ello. 

Creo que el hecho de haberme hecho mayor y de haber expandido mi paleta de sabores ha influido en mi recién estrenado gusto por la mantequilla de cacahuete, pero también creo que el factor decisivo no ha sido el tiempo sino la calidad de los ingredientes. Porque la mantequilla de cacahuete casera dista mucho de la comercial y en el buen sentido. Además he hecho una versión sin azúcar porque siempre me pareció que sobraba, lo que le ha añadido un extra de valor. Tanto me ha gustado que hasta he tenido un alarde de osadía y me he decido a prepara el sándwich también. Sándwich cuya mezcla de dulce y salado, y para mi estupor, me ha encantado.

En cuanto a lo de untar oreos en mantequilla aún no lo veo claro. Tampoco creo que me vaya a animar pronto a probar el famoso sándwich Elvis, que se llama así porque fue el favorito del cantante Elvis Presley y que parece sacado directamente de la sección de guarrindogandas de Robin Food porque lleva, atención,  plátano, bacon y mantequilla de cacahuete. Solo le falta un poco de chocolate ya para rematar.

Espero que os animéis a hacer vuestra mantequilla de cacahuete y os atreváis con este sándwich que estoy segura de que más de uno repetirá.





{RECETA DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE}

INGREDIENTES
  • 2 tazas (300 gr.) de cacahuetes tostados
  • 1 cucharada de aceite de cacahuete o girasol
  • ½ cucharadita de sal (opcional)


PREPARACIÓN

1. Tritura la cacahuetes en el procesador de alimentos hasta que comiencen a soltar el aceite y formar una pasta homogenea.




2. Añade la sal, el aceite y el endulzante si lo deseas. Mezcla hasta que queden bien distribudos y la mantequilla adquiera la consistencia adecuada que será un poco más líquida ahora que tras el refrigerado por estar la mezcla caliente.



3. Guarda la mantequilla en un bote hermético en la nevera.



NOTAS

1. Es habitual que la mantequilla de cacahuete lleve algun endulzante, normalmente azúcar. Yo la prefiero sin, pero podrías empezar añadiendo una cucharada junto a la sal y el aceite y aumentar la cantidad si lo crees necesario.

2. Algunas personas añaden mantequilla en lugar de aceite. 

3. Si quieres hacer la mantequilla de cacahuete "crunchy" es decir que tenga trocitos de cacahuete enteros añade unos pocos cacahuetes picados más al final.

4. Si no encuentras cacahuetes tostados tuestalos en el horno antes de prarparar la mantequilla. Los cacahuetes ya tostados también se suelen tostar un poco en horno o en la sartén porque ayuda a que salgan sus arómas aunque en este caso es completamente opcional.

5. Para preparar el sandwich, simplemente hunta una rebanada de tu pan de molde favorito con mantequilla de cacahuete y la otra con mermelada.



FUENTES

1. Peanut Butter Lovers. com, homemade peanut butter
2. Denikatessen, Mantequilla de cacahuete